TrabalhosGratuitos.com - Trabalhos, Monografias, Artigos, Exames, Resumos de livros, Dissertações
Pesquisar

La Crisis Del Siglo III Y El Fin Del Mundo Antiguo Simón Segura, F. Historia Económica

Exames: La Crisis Del Siglo III Y El Fin Del Mundo Antiguo Simón Segura, F. Historia Económica. Pesquise 788.000+ trabalhos acadêmicos

Por:   •  19/11/2014  •  672 Palavras (3 Páginas)  •  271 Visualizações

Página 1 de 3

La crisis del siglo III y el fin del mundo antiguo

Simón Segura, F. Historia Económica (Madrid: Centro de Estudios Ramón Areces:

2000), 39-44

En el año 180, el advenimiento de Cómodo, señaló el principio de un largo período de

desórdenes, que sumieron al Imperio en la anarquía y que coincidieron con los primeros

ataques en las fronteras. Fue la denominada crisis del siglo III. Diocleciano (245-313) y sus

sucesores, a partir del año 284, intentaron imprimir vigor a un organismo dislocado,

sometiendo la economía a medidas reguladoras, pero no lo lograron más que prolongar la

existencia de un espacio mediterráneo demasiado grande y sus esfuerzos no pudieron

impedir la caída de Roma.

La crisis del siglo III se aceleró y agravó debido a los grandes desórdenes que tuvieron lugar a

partir de la muerte de Cómodo. El Imperio atravesó un período de guerras internas y de

invasiones que arruinaron la autoridad del Estado, la disciplina del Ejército, la resistencia en

las fronteras y todas las tradiciones cívicas y morales. Los emperadores se sucedían con una

rapidez inusitada y estaban a merced de un ejército que se había constituido en el árbitro de

los poderes y de las ambiciones. Aprovechándose de estos desórdenes, muchos de los

llamados pueblos bárbaros atravesaron los límites de las fronteras que anteriormente

respetaban. La anarquía todavía se extendió más entre los años 235 y 268.

Como consecuencia de todo ello, la población sufrió mucho. Además de las innumerables

guerras, aparecieron, para completar el cuadro, el hambre y la peste. En el año 250 todas las

provincias se vieron azotadas por una epidemia que se prolongó durante quince años.

Parece que murieron unas 20 millones de personas y el Imperio sólo contó con unos 50

millones, en contra de los 70 de que disponía en el siglo II. La penuria de la mano de obra

paralizaba de forma progresiva el cultivo de la agricultura y el desarrollo de la industria.

Un clima de inseguridad sustituyó la paz que había prevalecido en los siglos anteriores. La

violencia y los pillajes de las tropas o de los bárbaros impedían toda explotación regular de

tierras, talleres y minas. Las grandes vías, mal conservadas y amenazadas u ocupadas, no

proporcionaban la misma seguridad a los transportes que en épocas anteriores. La

disminución del poder de compra de la moneda y la subida vertiginosa de los precios fueron

los aspectos más espectaculares de la crisis y mientras que la masa de la población

...

Baixar como (para membros premium)  txt (4.4 Kb)  
Continuar por mais 2 páginas »
Disponível apenas no TrabalhosGratuitos.com